INFORMES INÉDITOS DE DIPLOMÁTICOS EXTRANJEROS DURANTE LA GUERRA DEL PACÍFICO.

Adolfo Carrasco Lagos

 

INFORMES INÉDITOS DE DIPLOMÁTICOS   EXTRANJEROS DURANTE LA GUERRA DEL PACÍFICO. 

                                                      Viña del Mar, 15 Mayo 2020

Durante la Guerra del Pacífico hubo una especial preocupación en conocer el desarrollo del conflicto por parte de las grandes potencias de entonces, Inglaterra, Francia, Alemania y EE.UU. de Norteamérica, que tenían importantes intereses invertidos en los países beligerantes, relacionados con la industria salitrera, el guano, el comercio y la deuda externa.

Estas cuatro  potencias se imponían del desarrollo de la guerra a través de informes periódicos enviados por sus respectivos representantes diplomáticos en Chile.

Editorial Andrés Bello consiguió copias de esos informes, los tradujo y compiló en un libro de 437 páginas, titulado “Informes Inéditos de Diplomáticos Extranjeros durante la Guerra del Pacífico”, objeto se contara con más y nuevos antecedentes para el estudio histórico de ese conflicto bélico; el libro, de 437 páginas, fue impreso en marzo 1980 por “Pía Soc. de San Pablo”, Santiago.

Las copias de dichos documentos fueron proveídas por  los organismos que se indican a continuación:

 De Alemania: Archivo Político del Ministerio del Exterior de la República Federal Alemana correspondiente al Imperio Alemán, bajo la denominación Amerika Generalia 1,2,3,7,9,y 10, y Chile 1 (uno).

De EE. UU. de Norteamérica y la Misión presidida por William H. Trescot: Archivo de Washington, D.C., volúmenes 30 y 31 de la serie de despacho de los Ministros de EE.UU. en Chile, 1823-1906.

De Francia: Archivo del Ministerio de Relaciones Exteriores de Francia, sección América Latina-Chile, volúmenes 21-22-23-24.

De Gran Bretaña y del Cónsul en Valparaíso: Archivo del Foreing Office, indicándose en cada caso el volumen y fojas a que corresponden.

A continuación, algunos párrafos de los informes de los cuatro Ministros Residentes:

 

Del Ministro Residente del Imperio Alemán, Barón                                                                   Von Guelich:

Santiago de Chile, 7 de abril 1879. (recibido en Berlín el 19 de mayo).

“Para la Europa civilizada, y en general para la civilización, sería una desgracia la derrota de Chile y, su victoria decisiva, un acontecimiento feliz.”

Santiago de Chile, 23 Sept de 1879 (recibido en Berlín el 16 Nov)

 “La causa verdadera de la guerra actual es, sin embargo, mucho más profunda; es la amarga envidia, el odio vivo,

que impera contra Chile desde hace muchos años en Perú y Bolivia. Ambos países, continuamente destrozados por revoluciones y bajo pésima administración, envidian el progreso material de Chile, su vida política ordenada, sin ser alterada por insurrecciones, su alejamiento de los excesos entre anarquía y despotismo y su acceso sin impedimentos a un peldaño cultural más elevado”.

 

Del Ministro Residente de los EEUU de Norteamérica, Sr. Osborn:

Santiago, Chile, 5 de junio 1879.

 “El entusiasmo que esta batalla (de Iquique) despertó en el pueblo está más allá de mi capacidad de describir. Chile ha tenido otros héroes, pero dudo que a algún otro se le haya rendido tantos honores como los que se rinden actualmente a la memoria de Arturo Prat, el difunto comandante de la Esmeralda”

Santiago, Chile, 28 de octubre de 1879.

“La causa principal de la declaración de guerra al Perú fue el tratado secreto que había entre el Perú y Bolivia. Chile entiende que este conflicto se originó en la hostilidad del Perú hacia Chile…”

“La captura del famoso monitor Huáscar por parte de la escuadra chilena ha provocado en el país un entusiasmo sin límites….”

“Esta victoria naval deja a Chile como amo absoluto del mar. Queda por ver si tiene la misma suerte en tierra.”

 

Del Ministro Residente del Gobierno de Francia, Barón D´Avril:

Santiago, 23 de febrero 1879.

“El gran problema es saber si los otros Estados de América del Sur van a intervenir. He sabido… que Perú había ofrecido sus buenos oficios. Por otro lado, el Ministro de Relaciones Exteriores de Bolivia fue a Lima. Se cree que va a solicitarle al gobierno peruano cumplir con un tratado de alianza defensiva contra Chile que habría sido concluido por el fallecido Presidente Pardo y mantenido en secreto. Algunos sostienen que la Confederación Argentina es parte contratante en ese tratado de alianza. Si los peruanos y los argentinos se declaran a favor de Bolivia, Chile corre el riesgo de encontrarse en el mismo caso que el infortunado Paraguay.”

Santiago, 28 de marzo 1879.

“…lo que irrita a los otros Estados de América del Sur no es tanto el hecho de la guerra como la teoría de la reivindicación”,que es inquietante para todos los vecinos. Hay que reconocer también que los otros pueblos están celosos de la prosperidad y de la tranquilidad que ha reinado en Chile durante 25 años, y del orden relativo que se nota aquí en algunas ramas de la Administración. Estos celos son, además, mantenidos por la vanidad y la arrogancia inconmensurable de los chilenos.”

Santiago, 5 de abril 1879.

“Ante la exigencia de declarar si observaría la neutralidad, Perú contestó que tenía un tratado de Alianza con Bolivia, y el señor Lavalle dio aquí lectura a éste (al tratado) al Ministro de Relaciones Exteriores y no lo autorizó a quedarse con una copia”.

“Esta comunicación decidió al gobierno chileno a declarar la guerra al Perú”.

 

Del Ministro Residente de Gran Bretaña Francis John Pakenham (F.J.P.) y del Cónsul General británico en Valparaíso James de Vismes  Drummond Hay (J. de V. D.H.)

Santiago, 10 de febrero 1879.

La opinión general aquí, en cuanto a las operaciones que se realizarán, es que Chile intentará retomar la faja de costa que motu proprio había dado a Bolivia en 1866 para mantener la paz y tranquilidad. (F.J.P.)

Santiago, 21 agosto 1879.

“La indignación expresada por este país contra sus gobernantes por la mala conducción de la guerra llegó al máximo con la última estupidez que causó la pérdida del transporte  <Rimac>…”

“Tuvo lugar en esta capital un motín en el cual una turba de las clases inferiores, incitada, según se dice, por unos pocos y violentos partidarios del partido clerical o ultramontano que se opone al actual gobierno, se reunió en gran número frente a la casa de gobierno, vociferando gritos sediciosos contra el presidente y el ministerio. Un destacamento de soldados dispersó la turba. Al día siguiente una multitud excitada se reunió de nuevo y fue otra vez expulsada por las tropas. La gente se congregó entonces en la Alameda, donde hicieron barricadas con los escaños de hierro. Las tropas al ser atacadas a pedradas dispararon tres veces sobre la turba y eventualmente, más o menos a las 11 de la noche, ésta fue dispersada, habiendo muchos muertos y heridos.” (J. de V. D. H.)

Adolfo Carrasco Lagos

Asociación Gremial de Oficiales de la Armada en Retiro - ASOFAR AG
Esmeralda 1074 - Oficina 401. Valparaíso | Fono:(56-32)2254314