ADMISIÓN JUSTA - Adolfo Paúl Latorre

 

Viña del Mar, 14 de mayo de 2019.

Admisión Justa

   El Instituto Nacional privilegiaba el mérito y seleccionaba a sus alumos mediante rigurosos exámenes, quedando admitidos muchos jóvenes provenientes de escuelas públicas, lo que contribuía significativamente a la movilidad social. El rechazo a la idea de legislar el proyecto de ley de Admisión Justa es “un portazo a las familias de clase media”, como bien dijo la ministro de Educación Marcela Cubillos.

   Por lo anterior, por el clima de violencia que se vive en ese establecimiento educacional, como ex alumno y parafraseando a Miguel de Unamuno, me duele el Instituto. Me duele ver como el “primer foco de luz de la nación” se ha convertido en una luz mortecina a punto de extinguirse.

   Durante los siete años que tuve el privilegio de estudiar en sus aulas (1953-1959) pude comprobar su calidad, su alto nivel de exigencias, su disciplina, su rigor académico, la categoría de sus profesores —que no solo nos entregaron instrucción, sino también educación, cultura, formación humana, y que nos enseñaron a pensar—, su fabulosa bibloteca, sus modernos laboratorios, el ambiente de respeto y la diversidad social de sus alumnos, lo que sumado a su lema motivador para lograr nuestros objetivos labor omnia vincit (el trabajo todo lo vence) nos permitió acceder, sin dificultades, a las mejores universidades y a llevar a cabo exitosas actividades empresariales o de otra índole, concretando así el sueño de superación que nuestros padres nos habían inculcado.

   Lamentablemente, de todo lo anterior no va quedando nada. ¿Será posible recuperar la luminosidad del antiguo y prestigioso Instituto Nacional?

                                      Atentamente le saluda.

Adolfo Paúl Latorre

Abogado

COMENTARIOS is loading comments...

 

 

 
 

Print Friendly and PDF

Asociación de Oficiales de la Armada en Retiro - ASOFAR
Esmeralda 1074 - Oficina 401. Valparaíso | Fono:(56-32)2254314